Tiene 32 años, una placa de titanio en el cráneo, trabajo y un afán por superarse que no le cabe en el pecho.

Jonathan Pulgarín (1984, Medellín, Colombia), formado en Asociación ADEPSI, lucha todavía contra las secuelas de una agresión que lo llevó al hospital al año de llegar a Gran Canaria con 21.

Superó 16 días en coma y el reto de aprenderlo todo de nuevo. Como un niño, hubo de empezar a caminar, requirió la ayuda de foniatras y logopedas; no relacionaba los colores y aún le cuesta un poco encontrar la palabra precisa.

“Cuando abrí los ojos yo sabía que ella era mi madre pero le di un nombre distinto, y no me reía. Pero en mi mente me decía: voy para adelante, me voy a mejorar y empecé con la recuperación hasta este momento: mejorarme, mejorarme, mejorarme …”

Elvia Salazar trajo a su hijos, Jonathan y Nazly, de Colombia cuando el primero tenía 21 años. Con el Bachillerato hecho, el joven se dispuso a buscar trabajo. Encontró uno de peón. Y en eso estaba cuando “el accidente” le paró la vida

Tras largas sesiones de rehabilitación y tan pronto pudo, Jonathan acudió al servicio de empleo a buscar trabajo. Le recomendaron que se dirigiera a Asociación ADEPSI y en mayo de 2014 comenzó su primer curso de formación. Realiza el itinerario Integrado de Inserción Laboral de Gestión Sociasanitaria.

Hizo practicas en un centro de mayores y después entregó su currículo, pero no le cogieron. En febrero de 2015 llegó la segunda oportunidad. Desde ADEPSI le ofrecieron realizar el Punto de Formación Incorpora ADEPSI Acción 1 Limpieza de Instalaciones, entre febrero y abril de 2016.

Jonathan Pulgarín (derecha), con Julio Matos.

Jonathan Pulgarín (izquierda), con Julio Matos.

Con este programa cantó bingo. Actualmente trabaja en la limpieza del Estadio de Gran Canaria y de la Gerencia Territorial de Justicia, en Las Palmas de Gran Canaria. Su jornada comienza a las 4:30 de la madrugada. A esa hora salta de la cama para poder estar hacia las 6:30 de la mañana en el Estadio. La mayor parte de su trabajo se desarrolla en el exterior del recinto.

“Empiezo con las papeleras, colillas, papeles, latas … Intento que todo esté perfecto, lo más perfecto posible”

A las 13:00 almuerza en el Estadio y después coge la guagua para ir al barrio de Vegueta , donde desarrolla su segundo trabajo. Su jornada en la Gerencia Territorial de Justicia comienza a las tres de la tarde y acaba a las cinco,

“Aquí la limpieza es más delicada, con plumeros, hay ordenadores, mesas de trabajo. Ya llevo seis meses y lo hago perfecto”.

El profesional de Asociación ADEPSI Julio Matos, su preparador laboral en el Punto Incorpora, subraya de Jonathan su “empeño, su valentía, su afán de superación y su constancia”.

Él tiene muy claro que no se para aquí. El 15 de diciembre habló en nombre de ADEPSI en la entrega del Premio Gran Canaria Accesible 2016, concedido a la asociación en la categoría de Trabajo e  Inserción Laboral. En ese acto Pulgarín animó a las personas con discapacidad a formarse.

En sus horas libres se reúne con amigos, juegan al futbol. van al cine u organizan asaderos. A otras personas que puedan estar pasando por una situación parecida les recomienda que “no se derrumben, que sigan adelante, porque con esfuerzo se llega”.

“Antes tenía que ir al médico con mi madre; ahora ya no, ya voy solo, ya estoy bien y no me paro aquí. El accidente me cambió el chip. Ahora tengo otras metas”

A %d blogueros les gusta esto: